paloma300x185La eurodiputada de Izquierda Unida Paloma López considera que el paquete de medidas presentadas este miércoles por la Comisión Europea para preparar la transición energética a las energías limpias es “insuficiente”, “pobre” y muestra “la falta de compromiso efectivo de Miguel Arias-Cañete en la lucha contra el cambio climático”.

La propuesta, presentada hace unas horas por el propio Cañete y el vicepresidente para la Unión Energética, Maroš Šefčovič, estima que la UE alcance un 30% de eficiencia energética para el año 2030 y una implantación de energías renovables del 27%. Estas cifras, sin embargo, distan mucho de las aprobadas por el Parlamento Europeo el pasado mes de junio y que estaban incluidas en un informe elaborado por la eurodiputada de IU.

Dicho informe, apoyado por una mayoría amplia de la Eurocámara establecía como objetivos para 2030 alcanzar una eficiencia energética del 40% en el conjunto de la Unión, y que el nivel de energía producida gracias a las renovables fuera del 30% como mínimo.

Además, se exigía que estas dos metas fueran vinculantes para los Estados miembros, evitando así situaciones como la que se vive en la actualidad, con países como España totalmente descolgados de los objetivos que ha marcado la UE en materia de renovables.

López es crítica también con “la agresiva apuesta de la UE por que la energía renovable dependa cada vez más del mercado, eliminando además el acceso prioritario” lo que, según la eurodiputada, “puede ser visto como un aval retrospectivo a las políticas del Gobierno del PP”, haciendo “poco probable que se estimule la inversión en nueva capacidad y nuevas tecnologías”.

Por el contrario, estima que “será el oligopolio energético el que mantenga el control sobre el desarrollo de las energías renovables”, y de este modo se estará “penalizando a los pequeños productores y a los microproyectos comunitarios”.

La eurodiputada de IU censura, en el mismo sentido, que la UE no esté teniendo en cuenta “suficientemente el impacto diferencial de cada tipo de energías renovables” y esto se ve claramente reflejado en “el caso del biofuel”.

“El poder del oligopolio se verá reforzado también porque la apuesta por la desregulación se traslada también a los consumidores finales”, lo que afectará negativamente “a los consumidores con menos recursos, que seguirán siendo víctimas de las manipulaciones de las eléctricas”.

Finalmente, López lamenta que la Comisión Europea “no se decida claramente por tomar cartas en el asunto de los pagos por capacidad que recibe el oligopolio energético”, por ejemplo en el ciclo combinado, “cuando es sabido que determinados subsidios duplican, por lo menos, los costes de ininterrumpibilidad que supuestamente compensan”.